Arcilla verde 250gr


Arcilla verde 250gr
PRECIO: 4,35€

Gracias a sus cualidades naturales ha sido una de las arcillas más utilizada en la composición de los productos de belleza. Sus innumerables propiedades resultan muy beneficiosas para el cuidado de la piel y el cuerpo. 
Soria Natural utiliza arcilla verde de excelente calidad obtenida en zona de alta montaña sin contaminar a la que hemos añadido el alga espirulina para potenciar su textura y sus excepcionales propiedades (suavidad, viscosidad y retención de agua) y así conseguir un producto ideal para la preparación de mascarillas faciales que nos permitan eliminar las células muertas de la piel y dejar al descubierto piel nueva más fresca, suave y luminosa. 
Es muy rica en magnesio y contiene silicio, potasio, cal y fosfatos, entre otros elementos. Es además muy purificante (limpia en profundidad la piel, eliminando las impurezas y el exceso de grasa), hidratante y reafirmante aportando a nuestra piel una sensación de frescor y elasticidad. 
Soria Natural aumenta las cualidades de la arcilla verde al mezclarla con el alga espirulina. 

Modo de empleo: Se aconseja poner una cucharada sopera de Arcilla verde en un recipiente adecuado (no metálico ni plástico) y añadir poco a poco 2 cucharadas soperas de agua ó infusiones, hasta obtener la consistencia deseada. (No mezclar con ningún tipo de aceite). Aplicar sobre la cara o la zona deseada una fina capa, dejar que actúe y retirar con agua tibia antes de que seque totalmente.

Mascarilla Facial: Se aconseja poner una cucharada sopera de arcilla verde en un recipiente adecuado (no metálico ni de plástico) y añadir poco a poco agua mineral ó infusiones, hasta obtener la consistencia deseada.

La mascarilla debe ser de consistencia firme para que no chorree, pero tampoco debe hacerse demasiado espesa. Aplicar sobre la cara y cuello, evitando el contorno de ojos y labios, una fina capa, dejar que actúe unos 10 minutos y retirar con agua tibia antes de que seque totalmente. Posteriormente se puede aplicar una crema hidratante.

Cataplasma Corporal: Extender la arcilla con la consistencia deseada sobre la zona a tratar y repartirla con una espátula no metálica, con un grosor de aproximadamente 1 a 2 centímetros. La cataplasma debe ser de consistencia firme para que no chorree, pero tampoco demasiado espesa. Aplicar la cataplasma, dejando la arcilla en contacto con la piel, y mantenerla con una venda o con un paño seco, sin apretar demasiado. Si la cataplasma  se utiliza sobre una zona irritada, poner entre la arcilla y la piel una gasa fina. Cuando la cataplasma esté casi seca, retirarla y eliminar los restos de arcilla con agua tibia, después secar la piel con una toalla de algodón.

También se pueden realizar Baños para suavizar la piel: Verter de 2 a 4 cucharadas de arcilla en un vaso grande de vidrio, añadir agua mineral y agitar con una cuchara no metálica. A continuación, agregar la mezcla al agua del baño. A nivel general, el tratamiento tradicional se aconseja realizar de dos a tres baños semanales durante 21 días, repitiéndose en caso necesario con un período de descanso de una semana. Se recomienda realizar en una tina o cuba y no en la bañera pues el barro obstruye los desagües.